El Lago Poopo a punto de convertirse en un desierto según expertos

El Lago Poopo a punto de convertirse en un desierto según expertos
Spread the love

La Paz, 10 de agosto (RC).- El Lago Poopó, ubicado en el departamento de Oruro, el segundo más grande de Bolivia después del Titicaca se convirtió en un desierto en medio del clima árido y seco. Según los expertos el acelerado proceso de la sequía podría ser irreversible.

Por otro lado, las desviaciones de sus aguas para uso de riegos disminuyen la posibilidad de regeneración de aguas. “Cada año que pasa la situación empeora”, en Los Andes aumenta la temperatura promedio, esto se evidencia en el día, explicó Jorge Molina, investigador de la Universidad Mayor de San Andrés a el portal Routers.

Molina señaló que la poca profundidad de las aguas del Lago Poopó y el aumento de la evaporación por la elevación de temperaturas son una amenaza constante en la región.

“Deja de ser es un lago funcional. Un lago que se seca con demasiada frecuencia ya deja de ser funcional para la fauna, flora y biodiversidad”, indicó Molina.

En la actualidad la poca cantidad de agua en el sector obligó a los comunarios a dejar el lugar, si bien en décadas anteriores la pesca en el sector era la base de la economía de varias familias, en la actualidad se complicó por la constante sequía y poca cantidad de precipitaciones fluviales. “Las familias decidimos salir de la isla, porque no podemos sobrevivir sin agua, ya no hay vida”, expresó Benedicta Uguera, mujer indígena de la localidad de Untavi.

 

¿Cómo desapareció el Lago Poopó?

Existen muchas causas que varían desde el cambio climático hasta la contaminación humana y la extensión del área urbana, a ello se suma la falta de prevención ante una evidente sequía en la región.

El río Desaguadero representa para el Lago Poopó y el Titicaca un medio vital, a raíz de la actividad humana en cultivos y uso Industrial impidieron el curso del agua con el paso de los años.

Otro de los aspectos fue la falta de planes de acción medioambientales para la conservación del ecosistema de la cuenca del Lago Poopó. En 2010 Bolivia y la Unión Europea suscribieron un acuerdo con el que se adjudicaba un total de 15 millones de euros para la puesta en marcha del programa de conservación Cuenca del Poopó.

Según declaraciones del exprefecto orureño, Luis Aguilar, su sucesor estuvo “mal asesorado” en el manejo de dinero y éste se dispersó en “proyectos sin sentido” y fue “despilfarrado” sin conseguir la recuperación del lago, explicó al diario La Razón.

Los lagos Uru Uru y Poopó pertenecientes al departamento de Oruro son considerados sitios Ramsar (convención de 1971) de conservación internacional de ríos, humedales y lagos.

 

Radio Companera